Partidos políticos y redes sociales: una relación todavía por consolidar

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

En un encuentro hace unas semanas con un destacado cargo político, comentaba al hilo de la poca importancia que los partidos políticos están dando a las redes sociales dentro de sus estrategias de comunicación, el hecho de que se encargaran de la gestión de las mismas militantes de base que no tiene ni experiencia ni formación específica. Aunque se reconozca el trabajo desinteresado y entregado de esos militantes, la cuestión es que se sigue dejando en manos de no profesionales la gestión de un canal de comunicación que ya en las pasadas elecciones europeas demostró ser un elemento importante a la hora de decidir el voto.

Cada día, miles de ciudadanos se unen a alguna red social, y son ya millones las que las utilizan en su día a día para comunicarse, relacionarse e informarse. Sin embargo, nuestros  políticos siguen dando la espalda a esta nueva forma de comunicación, girando la vista en un intento de conseguir que no les otorguemos la importancia que tienen utilizando la estrategia de “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Pero, ¿cuáles podrían ser las razones de este desinterés por el uso de redes sociales en las estrategias de comunicación de los partidos políticos?

1) En primer lugar observamos como la mayoría de las formaciones demuestran inseguridad hacía ese nuevo escenario comunicativo al que se quieren incorporar, pero en el que una parte importante de la sociedad lleva ya instalada algún tiempo. Con los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión) los partidos políticos conocen las reglas de juego y tienen identificados e interiorizados los equilibrios de poder existentes entre periodistas,  políticos y editores. En las redes sociales no está tan claro quién ostenta el poder o quien tiene mayor influencia, por lo que les resulta más complicado ejercer una posición de superioridad a la hora de tratar de imponer la información que a ellos les interesa difundir. No controlan el medio, por lo que no pueden controlar la información que circula por él.

2) La dificultad técnica para conocer la influencia real de las redes sociales. Mientras que resulta sencillo conocer los índices de audiencia en televisión o la difusión en prensa de las informaciones, resulta más complicado saber a cuanto público objetivo hemos llegado en redes sociales. Es curioso que si bien los clippings de prensa y televisión son habituales en los gabinetes de los partidos políticos, pocos son los que realizan un seguimiento similar en foros, blogs o redes sociales.

3) No dominan el estilo comunicativo propio de las redes sociales. Los partidos políticos siguen trabajando básicamente con notas de prensa, las cuales resultan cada vez más ineficaces, sin tener en cuenta otros formatos gráficos y audiovisuales con los que podrían conseguir más capacidad de difusión y que son más propios de las redes sociales.

4) Miedo a la comunicación directa. Los medios de comunicación tradicionales son por definición unidireccionales, mientras que las redes sociales permiten una comunicación directa e instantánea entre los ciudadanos y sus representantes políticos, algo para lo que estos últimos parecen no estar aún preparados.

Las redes sociales siguen siendo una asignatura pendiente de nuestros partidos políticos,  si bien, la importancia que las mismas tuvieron (junto con otros factores) en el éxito electoral de Podemos en las últimas elecciones europeas, han llevado a muchas formaciones políticas a plantearse la necesidad de volver sus ojos hacía ellas.

El diseño de campañas de comunicación política especificas para redes sociales, incorporar periodistas especializados para el diseño y ejecución de las mismas, y formar a los candidatos para moverse en ese nuevo entorno digital, son algunas de las medidas que tendrán que adoptar los partidos políticos si no quieren perder la batalla en la arena de las redes sociales.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Un pensamiento en “Partidos políticos y redes sociales: una relación todavía por consolidar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *