Aprendiendo a construir administraciones públicas saludables

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

El término inglés Wellness suele utilizarse para describir un estado de equilibrio entre los niveles mental, físico y emocional que nos proporciona un estado de bienestar general. Yo me lo imagino algo así como una clase de yoga o tai-chi.

Pues bien, también es el nombre que ha elegido la empresa SPB para su fórmula Wellness. Las siglas SPB corresponden a Suavizantes y Plastificantes Bituminosos y seguro que por ese nombre ninguno sepamos quiénes son (reconozco que yo tampoco tenía ni idea de quiénes eran) hasta que te dicen que son “los de los productos Bosque Verde de Mercadona “(Ahh vale, ahora sí).

Wellness

Lo primero de todo es que llama la atención que una empresa del sector químico ponga en marcha un proyecto como la fórmula Wellness, pero después de hablar con Ana Isabel Talens, Gerente de Salud y Dirección de Personas, y con David Toledo, miembro de su equipo, descubres que detrás de Wellness hay mucho más que un proyecto por el que han recibido el Premio Cegos de Mejores Prácticas de Recursos Humanos.

SPB es una organización saludable en donde el bienestar de sus trabajadores, su implicación, motivación, y una apuesta decidida por el voluntariado social, se articulan a través de lo que ellos llaman los tres ejes de la conciliación: laboral, familiar y social.

SPB no es por supuesto la única empresa en hacer este tipo de actuaciones, y son muchas las que han apostado por una nueva forma de gestión de las personas y de las organizaciones.

Pero, ¿qué pasa con las administraciones públicas? Cuando uno escucha todo lo que son capaces de hacer estas empresas (ojo, con tan poco presupuesto), te das cuenta de que al igual que si hablamos de innovación o motivación de equipos, es más una cuestión de actitud que de recursos económicos o materiales.

Desconozco si hay casos de éxito en las administraciones públicas españolas en este ámbito, yo estoy más centrada en aspectos como la comunicación y las redes sociales, pero se me ha abierto una enorme curiosidad por saber que están haciendo otros compañeros en otras administraciones en este campo, y me he puesto manos a la obra para descubrirlos y conocerlos (ahí voy Novagob).

Departamento de recursos humanos, función pública o departamento de personal son los encargados de la gestión de las personas que trabajamos en las administraciones públicas, y aunque hacen bien, incluso muy bien su trabajo, parecen anclados en una forma de trabajar que se reduce a la tramitación de nóminas, permisos y moscosos.

La apuesta por un nuevo modelo de administración pública pasa porque todos los que trabajamos en ella nos impliquemos en un nuevo modelo de organización que tenga en cuenta que el bienestar físico, mental y emocional reporta importantes beneficios tanto para nosotros mismos, como para el conjunto de la sociedad.

Las excusas las conocemos todos: “vamos hasta arriba de trabajo y ahora se les ocurre esto”, “menos tonterías y más subida de sueldo y así verán cómo me motivo”, “a mí que me dejen tranquilo”….

Pero pensemos…. ¿no nos gustaría trabajar en una administración pública en la que se nos facilitaran entornos agradables de trabajo (y no hablo de mobiliario)? ¿Qué pudiéramos realizar labores de voluntariado social? ¿Qué pudiéramos crear nuestros propios grupos para poner en marcha iniciativas en ámbitos como el deporte o la salud? ¿Qué se facilitaran actividades para disfrutar con nuestros compañeros de trabajo y familias? ¿Qué pudiéramos sentir que todos somos parte de un equipo?

Yo sí que quiero, ¿y tú?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *